Archivo de etiquetas Levoratti

PorMariano Fritz

Celebración ecuménica homenaje a Mons. Levoratti

Convocados por la Asociación Bíblica Argentina, en la sede de la Escuela de Sión, en Directorio 440 de la ciudad de Buenos Aires, el domingo 13 de noviembre, nos reunimos un grupo de amigos y conocidos del P. Armando Levoratti, para recordarlo al mes de su fallecimiento (13 de octubre de 2016).

La evocación tuvo diversos momentos. La Srta. Ofelia Santoro de la Fundación Palabra de Vida rememoró los comienzos de lo que terminó siendo El Libro del Pueblo de Dios, La Biblia, “nacida” por una necesidad pastoral y litúrgica, cómo se comenzaron a traducir los textos sagrados que se proclamaban en la Misa y las diversas etapas que tuvo “la traducción”. Se recordó así al P. Alfredo Trusso.  Luego el Rabino Arieh Sztokman rezó el salmo 23 (El Señor es mi pastor) en hebreo. Sabemos la preferencia que tuvo el homenajeado por estas oraciones.

A continuación Edesio Sánchez de la comunidad de la Alianza Cristiana Misionera recordó los diversos servicios prestados por el P. Levoratti con las Sociedad Bíblicas Unidas: traducciones, asesoramientos, cursos, escritos… Entre varias anécdotas, narró cuando en Cuba, el P. Armando dando un curso a Pentecostales, por poco lo reconocieron como un pastor más de la comunidad. También expresó la prodigiosa memoria de nuestro agasajado para retener nombres y personas que había conocido. Después de este testimonio cantamos el salmo 18.

Seguidamente Gerardo García Helder compartió algunos de los procesos que desde hace varias décadas se vienen  favoreciendo en orden a que el apostolado bíblico se convierta en la transversal de la pastoral y la emergencia en los últimos años de la Lectura orante de la Biblia. El hecho de tener una traducción bíblica y comentada “con tonada argentina”, favorece ‒aunque todavía hay mucho por hacer‒ ambos aspectos.

Luego de este testimonio tuvo el propio Mons. Guillermo Garlatti (Arzobispo de Bahía Blanca y Presidente de la Fundación Palabra de Vida), quien compartió algunos aspectos que pocos conocíamos, por ejemplo, que el P. Armando siendo seminarista en La Plata,  bajo la guía de Mons. Juan Straubinger, colaboró en la traducción que hizo este último y que obtuvo medalla en oro por sus estudios en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma. Luego puso especial énfasis en su amistad con el P. Levoratti a lo largo de su vida, y como su ejemplo e impulso lo había llevado a estudios superiores en Biblia. Tuvo un momento para rememorar los diálogos mantenidos con el P. Armando durante su última enfermedad y como éste estuvo preparado para asumirla.

El recuerdo concluyó con un video abreviado (producto de una larga entrevista que le hicieran en el año 2015 el Pbro. Santiago Rostron Maderna y la Sra. Constanza Levaggi), en el que vimos y escuchamos al P. Armando narrando cómo fue la traducción de El Libro del Pueblo de Dios, La Biblia, su servicio como director de la Revista Bíblica, su participación en la Pontificia Comisión Bíblica y una curiosidad que todos los convocados nos conmovió, cuando respondió a cómo desearía ser recordado: “como como un buen sacerdote, nada más”. Los aplausos fueron espontáneos.

Luego de rezar el Padre Nuestro y de entonar un canto, compartimos una merienda.

Recordamos al P.  Armando Levoratti, en un ambiente cálido, fraterno, ecuménico, interreligioso y sin protocolos, cómo le gustaba a él. Su personalidad humilde y accesible a la amistad unida a la sabiduría que le era connatural, seguirá iluminando la meditación, la oración y el compromiso histórico que genera la Palabra de Dios. Estamos agradecidos por el legado bíblico que ha regalado a la Iglesia.

 

 

Fuente: Asociación Bíblica Argentina

PorFundacion

Un humanismo bíblico abierto a las múltiples dimensiones del pensamiento

Un humanismo bíblico abierto a las múltiples dimensiones del pensamiento

Lucio Florio
Pontificia Universidad Católica Argentina

Abstract

La obra de Armando Levoratti no puede ser comprendida sino como la producción de un humanista, con una amplia formación cultural, nutrida por diversas líneas de interés. Todo ello parece haberse consolidado en una visión sintética que convergió en el Libro del Pueblo de Dios, así como en su tarea exegética, docente y de difusión del pensamiento bíblico. Al tratarse de un escritor que se sometió a la fidelidad de un texto como traductor y comentador, mucho de su estilo personal ha quedado escondido en su rol mediador de intérprete. Sin embargo, resulta de interés subrayar las características de su personalidad intelectual, que bien puede ser calificada como humanismo bíblico: humanismo, en el sentido clásico de la palabra, es decir, como un autor que recoge y sintetiza lo más importante de las humanidades y, apropiándose de ellas en forma personal, las sabe comunicar en sus escritos; bíblico, pues obviamente su cauce de interés principal ha sido la transmisión y explicación de las Sagradas Escrituras. Interesa aquí destacar esa formación que, como una precomprensión en el sentido dado H. G. Gadamer, ha operado en un cierto modo de llevar adelanta su tarea como biblista. Eso explica, en gran medida, la fecundidad de una obra que ha permitido hacer llegar la Biblia a lectores muy heterogéneos: estudiantes, amas de casa, campesinos, científicos, etc. Asimismo, y por el mismo motivo, se trata de destacar las dimensiones teológicas de un exégeta que, con un serio sentido de la tarea del especialista, sin embargo, ha estado siempre abierto a las repercusiones teológicas de la exégesis bíblica.

Leer todo