Archivo del autor Fundacion

PorFundacion

La Promoción del Mes de la Biblia en San Juan

 

PorFundacion

13/10/2016 – 13/10/2022

Ayer se cumplieron seis años del Monseñor Armando Jorge Levoratti, a quien le debemos un especial reconocimiento por su trabajo humilde y eficiente junto con el Padre Alfredo Bernardo Trusso en la traducción  de «El Libro Del Pueblo de Dios»

PorFundacion

60 ANIVERSARIO DE LA APERTURA DEL CONCILIO VATICANO II

11- 10- 1962  –  11-10-2022

El 60º aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II es un momento de particular gracia también para el Sínodo, que representa un fruto de aquella asamblea ecuménica, de hecho, una de sus «herencias más valiosas» (Francisco, const. ap. Episcopalis Communio, 15 de septiembre de 2018, 1). El Synodus Episcoporum, de hecho, fue instituido por San Pablo VI al inicio del cuarto y último período del Concilio (15 de septiembre de 1965), atendiendo a las peticiones de muchos padres conciliares.

La finalidad del Sínodo era y sigue siendo la de prolongar, en la vida y en la misión de la Iglesia, el estilo del Concilio Vaticano II, así como la de fomentar en el Pueblo de Dios la apropiación viva de sus enseñanzas, con la conciencia de que ese Concilio representó «la gran gracia de la que se ha beneficiado la Iglesia en el siglo XX» (Juan Pablo II, Carta apostólica Novo millennio ineunte, 6 de enero de 2001, 57). Una tarea que dista mucho de estar agotada, dado que la recepción del magisterio del Concilio es un proceso continuo, en algunos aspectos todavía incipiente.

A lo largo de estos decenios, el Sínodo se ha puesto constantemente al servicio del Concilio, contribuyendo a renovar el rostro de la Iglesia, en una fidelidad cada vez más profunda a la Sagrada Escritura y a la Tradición viva y en una escucha atenta de los signos de los tiempos. Sus Asambleas -General Ordinaria, General Extraordinaria y General Especial- se han visto impregnadas, cada una a su manera, por la savia vital del Concilio, cuyas enseñanzas han profundizado, han abierto la potencialidad frente a nuevos escenarios y han favorecido la inculturación entre los distintos pueblos.

El actual proceso sinodal, dedicado a la «Sinodalidad en la vida y la misión de la Iglesia», sigue también la senda del Concilio. La sinodalidad es en todo momento un tema del Concilio, aunque este término -de reciente acuñación- no se encuentre expresamente en los documentos de la asamblea ecuménica. La magna charta del Sínodo 2021-2023 es la enseñanza del Concilio sobre la Iglesia, en particular su teología del Pueblo de Dios, «La condición de este pueblo es la dignidad y la libertad de los hijos de Dios, en cuyos corazones habita el Espíritu Santo como en un templo» (Lumen gentium 9).

La finalidad del Sínodo era y sigue siendo la de prolongar, en la vida y en la misión de la Iglesia, el estilo del Concilio Vaticano II, así como la de fomentar en el Pueblo de Dios la apropiación viva de sus enseñanzas, con la conciencia de que ese Concilio representó «la gran gracia de la que se ha beneficiado la Iglesia en el siglo XX» (Juan Pablo II, Carta apostólica Novo millennio ineunte, 6 de enero de 2001, 57). Una tarea que dista mucho de estar agotada, dado que la recepción del magisterio del Concilio es un proceso continuo, en algunos aspectos todavía incipiente.

A lo largo de estos decenios, el Sínodo se ha puesto constantemente al servicio del Concilio, contribuyendo a renovar el rostro de la Iglesia, en una fidelidad cada vez más profunda a la Sagrada Escritura y a la Tradición viva y en una escucha atenta de los signos de los tiempos. Sus Asambleas -General Ordinaria, General Extraordinaria y General Especial- se han visto impregnadas, cada una a su manera, por la savia vital del Concilio, cuyas enseñanzas han profundizado, han abierto la potencialidad frente a nuevos escenarios y han favorecido la inculturación entre los distintos pueblos.

El actual proceso sinodal, dedicado a la «Sinodalidad en la vida y la misión de la Iglesia», sigue también la senda del Concilio. La sinodalidad es en todo momento un tema del Concilio, aunque este término -de reciente acuñación- no se encuentre expresamente en los documentos de la asamblea ecuménica. La magna charta del Sínodo 2021-2023 es la enseñanza del Concilio sobre la Iglesia, en particular su teología del Pueblo de Dios, «La condición de este pueblo es la dignidad y la libertad de los hijos de Dios, en cuyos corazones habita el Espíritu Santo como en un templo» (Lumen gentium 9).

Fuente: https://blog.febic.org/2022/10/11/mensaje-de-la-secretaria-general-del-sinodo-con-motivo-del-60-de-la-apertura-del-concilio-vaticano-ii-11-de-octubre-de-1962/

PorFundacion

Feliz día de San Jerónimo

 

PorFundacion

Domingo Biblico Nacional

El 25 de septiembre próximo, Domingo XXVI durante el año, tendrá lugar la celebración del Domingo Bíblico Nacional.

En 1961, en Argentina, se inició la realización del Domingo Bíblico Nacional, a partir de una resolución de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

Así, cada año, se celebra el último domingo de septiembre, en la fecha más cercana a la fiesta de San Jerónimo (30 de septiembre).

Desde el Departamento Nacional de Animación y Pastoral Bíblica (DeNAPBi), dependiente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), y como una forma más de acompañar y promover la celebración, acercan a parroquias, capillas y comunidades, el Guion litúrgico de la Misa del Domingo 25 de setiembre.

Para descargar el Guion Litúrgico:

https://bit.ly/GuionDgoBiblicoNac

Esta nota ha sido extraída de: https://blog.febic.org/2022/09/21/argentina-guion-liturgico-para-la-misa-del-domingo-biblico-nacional/

PorFundacion

Magister Gerardo García Helder – nuevo Coordinador Regional de América Latina y el Caribe

        El Comité Ejecutivo de la Federación Biblica Católica en su reunión ordinaria el día 26 de Agosto 2022 vía ZOOM ha considerado la propuesta del Comité Regional de América latina y el Caribe presentada a través del Secretario General de la Federación y ha nombrado al Magister Gerardo García Helder como nuevo Coordinador Regional de la Region de Latinoamérica y el Caribe para el próximo trienio 2022-2025.

        Gerardo García Helder, argentino nacido en Rosario de Santa Fe el 30 de agosto de 1959, Magister en Sagradas Escrituras (Inst. Univ. ISEDET), Licenciado en Psicología (UBA) y Operador Socioterapéutico en el campo de las toxicodependencias (Progetto Uomo – Roma – Italia), cursando seminarios doctorales en el IIEGE (UBA) en vistas al Doctorado en Estudios de Género.

         Uno de los Fundadores y actual Presidente de la Fundación Amistad, Misericordia y Comprensión; Director de la Editorial AMICO y del periódico “Diálogo” (dependientes de dicha Fundación). Miembro de la Asociación Bíblica Argentina (ABA) y de la Red Ecuménica Bíblica Latinoamericana y Caribeña (REBILAC). Fue Director del Departamento Nacional de Animación y Pastoral Bíblica de la Conferencia Episcopal Argentina y actualmente es el responsable de las áreas pastorales. Fue Coordinador Zonal del Cono Sur (Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay) de la Federación Bíblica Católica (FEBIC) y miembro del Comité Ejecutivo Regional de América Latina y El Caribe (FEBIC LAC) desde 2013 a 2018 y há sido recientemente reelegido para ese servicio. Es el Coordinador del Comité Organizativo Local y miembro del Comité Preparatorio Internacional de la X Asamblea Plenaria de FEBIC. Responsable del sitio RABI (Red Argentina Bíblica) en Facebook. Miembro del Consejo de Redacción de “ETIAM. Revista Agustiniana de Pensamiento”.

         Hace años dicta ejercicios espirituales, cursos y conferencias en distintos lugares de América Latina. Escribió Misericordia. Abrazo entrañable a nuestra desnudez”, “Diccionario de Liturgia”, “Mandalas Cristianos”, “ABC de San Agustín”, “Les he lavado los pies: hagan ustedes lo mismo”, “Los dones del Espíritu Santo” y muchos libros devocionales (procurando animar bíblicamente diversas expresiones de piedad popular) y materiales catequísticos para niños y jóvenes. Tradujo algunas obras de san Agustín de Hipona y de teólogos contemporáneos al español.

 

       Fuente: https://c-b-f.org/es/Noticias/Regiones/America-Latina/Nuevo-Coordinador-FEBIC-LAC-2022

 

PorFundacion

NUEVOS COORDINADORES ZONALES DE LA FEDERACIÓN BÍBLICA CATÓLICA LATINOMERICA y EL CARIBE

Al terminar la primera fase de elecciones en la Región de América Latina y el Caribe de la Federación Bíblica Católica (FEBIC), el Secretario General de la federación ha dado a conocer el nombre de los Coordinadores Zonales, que al mismo tiempo serán miembros del nuevo Comité Ejecutivo Regional:

Zona Cono Sur:

  • Coordinador elegido: Mgter. Gerardo García Helder

  • Coordinador suplente: P. Jackson Camara Silva

Zona Andina:

  • Coordinador elegido: Lic. Jhon Fredy Mayor Tamayo

  • Coordinador suplente: P. Wiliam Vásquez Alarcón

Zona de América Central y México:

  • Coordinadora elegida: Hna. María del Socorro Becerra Molina

  • Coordinador Suplente: P. José Manuel Silva Moreno

Zona del Caribe:

  • Coordinador elegido: P. Hugh Logan

En este momento se está realizando la elección del Coordinador Regional.

La FEBIC nació el 16 de abril de 1969 para aplicar la Constitución sobre la Divina Revelación del Concilio Vaticano II “Dei Verbum” y en especial su capítulo VI “La Sagrada Escritura en la Vida de la Iglesia”. La iniciativa correspondió a los cardenales Agustín Bea y Johannes Willebrands y al P. Walter M. Abbott, S.J. con el aliento del Papa Pablo VI. Fue erigida por la Santa Sede, mediante el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, como una asociación internacional pública de fieles. Como tal, es ipso iure persona jurídica en la Iglesia y se rige por los cánones sobre asociaciones públicas de fieles del Derecho Canónico y por sus propios estatutos. Actualmente está presidida por el Card. Luis Antonio Tagle.

Para conocer más acerca de esta plataforma eclesial católica:  https://c–b–f.org/es

Fuente: https://blog.febic.org/2022/08/19/nuevos-coordinadores-zonales-de-la-federacion-biblica-catolica-lac/

PorFundacion

                     6 de junio de 1976 – 6 de Junio de 2022

La Fundación Palabra de Vida cumple hoy 46 años

trabajando para y por la difusión de la Palabra de Dios.

Agradecemos a todos los que nos acompañaron y nos acompañan

en esta tarea tan hermosa de hacer conocer LA PALABRA.

PorFundacion

«Buenas noticias» en AICA

El director de AICA Miguel Woites y su esposa Lidia Amitrano celebraron sus 69 años de matrimonio.

PorFundacion

Tiempo de Cuaresma

 

Pongámonos en camino hacia la PASCUA… Dispongámonos a revivir con Cristo la marcha de los hebreos por el desierto hacia la Tierra Prometida… Esta es la finalidad y el significado de la CUARESMA cristiana.

 

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.

La Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.

Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.